Formación en Inteligencia Emocional  ¿Para qué?

Cada día nos lanzamos a trabajar, sin identificar nuestro estado de ánimo, sin saber qué emociones nos hemos puesto por la mañana. Llegamos a nuestro puesto de trabajo; reuniones con nuestros clientes, subordinados, compañeros, proveedores y nos zambullimos en un mar de emociones, a nadar entre las emociones de los demás y las propias.

¿Somos conscientes de esta situación? ¿Cómo nos manejamos ante tal marea?

¿Qué repercusión tiene esto, en nuestra cuenta de resultados?

¿Qué efectos tiene sobre nuestra conducta, y por consecuente, en nuestro trabajo, y en el resultado del mismo?

Si un vendedor se reúne con un potencial cliente, ¿sabe este, “mirar detrás de la valla”?

¿Qué influencia ejercemos sobre la persona a la que queremos que compre nuestra idea o producto?

Es crucial, saber comprender que siente nuestro cliente, para así poder ofrecer un mejor servicio, sabiendo realmente lo que necesita (esto es, mirar detrás de la valla).

Igualmente, cuando nos relacionamos en el plano personal, con nuestra familia y amigos, a veces nos vemos secuestrados por un tornado de emociones que nos arrastran a la deriva. Sufriendo posteriormente las consecuencias de una mala gestión emocional, las cuales nos llevamos puestas al trabajo. ¿Afecta esto al rendimiento laboral?

Con unas sencillas y útiles herramientas de inteligencia emocional, con metodología de coaching, de una manera principalmente práctica, realizando divertidas dinámicas conseguimos, al finalizar esta formación,  llevarnos integrados unos conceptos que aunque muy obvios, nunca antes nos habíamos parado a recapacitar y mucho menos a practicar.

¿Cómo reaccionamos ante las críticas, tanto de nuestro producto, como sobre nosotros? ¿Sabemos interpretar el lenguaje no verbal de un cliente? ¿Podríamos cambiar su actitud, cambiando nuestro lenguaje no verbal? ¿Cómo es mi manera de escuchar a mis proveedores?

¿Qué influencia ejerzo sobre mis  subordinados y compañeros?

De modo que el público objetivo de esta formación, es todo aquel que se tenga que relacionar con las demás personas en el día a día y sacar un rendimiento de ello. Ya sea un directivo, un mando intermedio, un vendedor o el cajero de un supermercado.